Soy psicóloga y hace seis años que recibí el diagnostico de fibromialgia, una enfermedad de dolor crónico permanente en todas las articulaciones y músculos. Es vergonzoso pero cuando se me declaró la enfermedad, usé bastón por meses y escribía mis columnas a los diarios con los dedos entablillados. Ni siquiera podía escribir en el celular porque me dolían los dedos. Sé lo que es llorar de dolor. Sé lo que es que el roce de la ropa haga arder la piel. Sé lo que es caer en depresión producto de una enfermedad incurable. Hace cuatro años, me di cuenta que la fibromialgia está muy relacionadaLeer más